Portada » Allfunds sondea crear una filial para operar en Reino Unido debido al Brexit
Economia

Allfunds sondea crear una filial para operar en Reino Unido debido al Brexit

AllFunds
AllFunds

La plataforma actúa ahora en el país con un pasaporte temporal

Allfunds llegó a platearse debutar en Londres, pero el Brexit fue decisivo y optó por Ámsterdam. La ruptura entre la UE y Reino Unido abre la puerta a que la plataforma cree una filial regulada por el Banco de Inglaterra para operar allí, aunque de momento ha solicitado licencia de un tercer país. Ahora le basta con un pasaporte temporal, según el folleto de la salida a Bolsa.

El gigante de la distribución de fondos, en pleno proceso de salida a Bolsa –está fijada para el 23 de abril–, tiene un nubarrón en su prometedor futuro: el Brexit. El 6% de sus activos bajo administración proviene del país, y distribuye productos en Reino Unido a través de la banca británica.

Ya cuenta con oficinas en Londres, pero hasta el momento no ha necesitado permisos regulatorios gracias a que Reino Unido estaba en el club europeo. La regulación de la UE permite que una entidad regulada en cualquier país del club pueda operar en el resto de una forma muy simple y sin apenas burocracia: con un mero pasaporte europeo. Allfunds puede operar en toda la UE sin abrir filiales en cada país y dar cuentas al regulador de cada uno.

Allfunds explica en el folleto de salida a Bolsa que ahora opera a través de un pasaporte temporal y que, tras consultarlo con el área de supervisión del Banco de Inglaterra, ha solicitado autorización como entidad de un tercer país. Pero este permiso está todavía en proceso de evaluación.

Ahora le toca esperar. “Si esta solicitud fuera rechazada, Allfunds no podría realizar ninguna actividad regulada en Reino Unido sin establecer una filial regulada. Esto tendría un impacto significativo en sus negocios, operaciones y perspectivas en el país”, señala en el documento de admisión a negociación. Cierto es que la solución sería, teóricamente, sencilla. Tendría que establecer una filial bajo la regulación británica, según explican fuentes conocedoras de la situación de Allfunds. Y dar cuentas al Banco de Inglaterra de su negocio en las islas.

No obstante, los supervisores británicos están siendo muy comprensivos con las firmas bajo normativa europea que quieren operar en Reino Unido. Justo al contrario de lo que ocurre con las entidades londinenses que quieren prestar servicios en el club de los Veintisiete. Los grandes bancos de inversión contaban con sus cuarteles generales para la UE en la city londinense y operaban en el resto de países comunitarios, como España, a través de sucursales vinculadas con Londres. Tras el Brexit han decidido crear filiales en algún país de la UE (habitualmente Alemania) y seguir trabajando en el resto con sucursales, pero ahora vinculadas con Frankfurt.

Allfunds cuenta con ficha bancaria en España desde su creación en 2000 y además está bajo la vigilancia de la CNMV como comercializador de fondos de inversión. Pese a todo, la salida a Bolsa se ejecutará en Ámsterdam. La firma lo considera el mercado más adecuado para su perfil de gran empresa tecnológica.

El 75% de los activos bajo administración de Allfunds, que suman más de 1,2 billones de euros (el PIB español fue de 1,12 billones el año pasado), procede de entidades radicadas en la UE. Pero la vocación de Allfunds es seguir creciendo en todo el mundo. Ya lo ha hecho con la adquisición de las plataformas de distribución de productos de BNP Paribas y de Credit Suisse. A cambio, ambas entidades recibieron participaciones en Allfunds.

Así, el banco francés controla el 22,5% del capital y el suizo, el 13,95%. Ambos coordinan además la OPV acompañados por Citi y Morgan Stanley. En la retaguardia, como colocadores, se sitúan Bank of America, Barclays, CaixaBank BPI, HSBC, ING, IMI, Intesa Sanpaolo y Santander.