Periódico Información

El periódico de España

Donald Trump se harta del intermediario fake y EEUU considera sancionar a Zapatero

No disimula ni tampoco se molesta en hacerlo. El expresidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, ha viajado una vez más a Venezuela.

En esta oportunidad su misión ha sido otra, servir como algún tipo de mediador ante la dictadura de Nicolás Maduro tras el secreto, pero escandaloso, encuentro que sostuvo el ministro José Luis Ábalos con la vicepresidenta del régimen chavista, Delcy Rodríguez.

Según ha publicado el digital Vozpópuli, Zapatero llegó a la capital venezolana este viernes 7 de febrero de 2020, en un vuelo directo Madrid-Caracas, identificado con el número IB6673.

La crisis Ábalos ha tomado un nivel de relevancia inesperado para el Gobierno socialista, el periódico ABC publicó el jueves de esta semana que Rodríguez habló con Pedro Sánchez a través del teléfono del propio ministro de Transporte.

«Ábalos Llamó desde su móvil personal al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Cuando este contestó la llamada, Ábalos le pasó el teléfono a Delcy Rodríguez para que ambos pudieran hablar sin intermediarios», dijo el periódico español.

A pesar de que Sánchez desmintió esta información, el medio la ratificó, pero el eslabón suelto en este nuevo capítulo de la historia es la dictadura chavista, que podría tirar por al borda (aún más) la credibilidad de presidente del Gobierno de coalición.

Posibilidades de diálogo entre la oposición y Maduro

El expresidente español, que no siente ningún tipo de vergüenza por las investigaciones a su exembajador, se presenta en Caracas a pesar de que la oposición venezolana ha dejado claro que no pretende asumir ningún tipo de diálogo, y menos en uno en el que esté involucrado el el que ha sido acusado en diversas oportunidades de «dar oxígeno a la dictadura».

Pero el político español no se ha quedado callado, y ha llegado a pretendido sembrar las dudas sobre la oposición venezolana, al decir que tiene información que no ha querido hacer pública.

No obstante, su reciente entrevista a La Razón, publicada el pasado domingo 2 de febrero, Zapatero afirmó que cuenta con información de que el diálogo en Venezuela es una posibilidad real.

«Tengo información que no tiene nadie sobre lo que ha pasado en los últimos años allí, donde he estado hasta 38 veces, conozco a todos los líderes de la oposición y del Gobierno. Y adelanto, del conocimiento directo que tengo, que hay posibilidades para que ese diálogo entre Gobierno y oposición, que nunca se ha roto», dijo el nacido el político socialista.

Sin embargo, Julio Borges, encargado de la política internacional del gobierno interino que lidera Juan Guaidó, hizo público que los vínculos de Zapatero con la dictadura chavista y en particular con Delcy Rodríguez, los cuales van mucho más allá simples intereses por la democracia:

«En el proceso de Dominicana nosotros sufrimos amenazas reales de Jorge Rodríguez, de su hermana Delcy Rodríguez, de Zapatero, que si no firmábamos ese acuerdo (…) nosotros íbamos a sufrir, y nuestras familias, represión (…), nos amenazaron, en lo personal, con cárcel», dijo Borges en agosto de 2018 desde Colombia.