Portada » El cementerio donde reposan las icónicas cabinas telefónicas británicas
Cultura

El cementerio donde reposan las icónicas cabinas telefónicas británicas

Imagen de una cabina telefónica en descomposición
Imagen de una cabina telefónica en descomposición

NIUSDiario

  • Muchas cabinas se han reutilizado convirtiéndose en duchas, bibliotecas e incluso obras de arte

Hay símbolos tan encadenados a culturas que podrían prácticamente definirlas con una sola imagen. La cabina telefónica roja británica, es uno de ellos.

Las cabinas telefónicas públicas conquistaron las calles de Reino Unido, iluminaron las carreteras de las Bermudas y Malta y se alzaron en Gibraltar. El modelo k6, el tradicional, fue diseñado por Sir Giles Gilbert Scott y apareció en las calles en 1935. Se hicieron, aproximadamente 70.000 cabinas de 2,5 metros de altura y 0,9 de ancho, llegando a pesar 750 kg.

Con la entrada de la tecnología, poco a poco se han ido difuminando de las calles inglesas, se volvieron cajas obsoletas y costosas. Por ello, estos quioscos tuvieron que encontrar nuevos hogares.

Cabinas telefónicas inglesas almacén

Las icónicas cajas todavía tenían admiradores que no podían soportar ver cómo se desperdiciaban. La reutilización de empresas incluyó convertirlas en duchas en los hogares, mini bibliotecas, lugares para cargar el móvil en la calle y, por supuesto, una amplia gama de proyectos de arte. Incluso, algunas han viajado a Grecia, Australia, Italia, Francia, Suiza, Abu Dhabi y Estados Unidos, según indica la BBC.

Aun así, aquellas que no tuvieron la suerte de caer en las buenas manos fueron llevadas en masa a áreas de almacenamiento rurales y las dejaron oxidarse en pilas desordenadas.

cabina inglesa oxidada

Estas áreas de almacenamiento se conocen como “cementerio de objetos“. Están en lugares rurales y hay un pequeño pueblo en el norte de Inglaterra llamado Carlton Miniott que almacena cientos de cabinas telefónicas desmanteladas. Se encuentran en varias etapas de deterioro en lo que es parte de una estación de servicio Imperial con un destino ya escrito. Estos cadáveres de telecomunicaciones irán directos a la basura de reciclaje.