Portada » Chasco de los indepes en Madrid: libertad frente a la opresión lazi
Noticias

Chasco de los indepes en Madrid: libertad frente a la opresión lazi

Chasco de los indepes en Madrid: libertad frente a la opresión lazi

Fin de semana de fichajes en los partidos. Y los indepes descubrieron en Madrid la democracia y la libertad.

El Mundo dice que “Susana Díaz evidencia la fractura del PSOE en el comité federal”. Que Pedro Sánchez se ha cargado a todo quisqui que no le rinde pleitesía. Estaba cantado. Rosell le reprocha a Pedro Sánchez, “que tanto se vanagloriaba de la democracia interna, que haya hecho oídos sordos e impuesto su ley”. “Estamos ante el cesarismo de quien, pese a llegar al poder a través de unas primarias, ahora ignora a la militancia y basa sus decisiones en ajustes de cuentas personales para purgar así el PSOE a su medida”. ¿Primarias? Los partidos, todos, han dejado en evidencia que las primarias son un cuento chino. El editorial principal de El Mundo llama a rebato. “Las elecciones del 28 de abril no son unas generales cualquiera. Está en juego el futuro de la España constitucional tal como hoy la conocemos”. Federico Jiménez Losantos alerta de que “la liquidación de España sólo puede producirse en una República acarreada por Falconetti. Y por eso explica la entrada de independientes prestigiosos en las listas del centro-derecha, frente al intento de destrucción de España. No es el típico oportunismo de los partidos fichando famosos, sino gente importante que se deja fichar. José María Marco por Vox, Cayetana por el PP, Bal por Ciudadanos son ejemplos de alarma cívica ante un sujeto, Sánchez, cuya pobreza intelectual sólo es superada por su miseria moral”. Vale, pero que nadie nos vuelva a tomar el pelo con la democracia interna ni las primarias. Raúl del Pozo comenta la mani separata del sábado en Madrid, cuando los lazis que se han apropiado de Cataluña visitaron la España libre. “Los ciudadanos de Madrid tuvieron que soportar las banderas del supremacismo, pero la ciudad que tan bien resiste no iba a caer en la trampa de atropellar un derecho democrático. Si esperaban encontrar la cabra de la Legión no verían otra actitud que la indiferencia”. Pudieron probar lo que es una democracia frente a la dictadura represiva indepe. A ver si les sirve de algo.

El País da lo del sancherazo en Andalucía en una pequeña llamadita en portada. “Tomo nota, dice Díaz tras el el veto a sus afines en las listas del PSOE”. “Sánchez aplicó sin miramientos su control de la comisión de listas y del comité federal”. Que se sepa quién manda en el partido. El editorial habla sobre la mani lazi. “Todos y cada uno de los ciudadanos que marcharon el sábado por las calles de Madrid han ejercido libremente los derechos establecidos por una Constitución que los dirigentes procesados intentaron derogar por la vía de hechos (…) El pasado sábado la democracia se reafirmó en Madrid”. Así que “el mensaje final no fue el que las fuerzas independentistas proclamaron en Cibeles sino el que se llevaron a Cataluña”. Debieron de quedarse de piedra, hay una España libre frente a la opresión que ellos mismos ejercen en Cataluña.

ABC dice que “Sánchez se apropia del PSOE y fulmina al susanismo”. En la foto, la cara de Susana es un poema, como si no se lo esperara. Dice el editorial que “Andalucía es el escenario donde Sánchez ha recreado de manera fiel su venganza personal”. Sólo podía quedar uno de los dos y Susana ya era una muerta viviente desde las elecciones andaluzas. La “estrategia” de Pedro Sánchez es “desmantelar el PSOE para sustituirlo por una dirección caudillista”. Ahora “el PSOE es un gabinete personal de Sánchez, quien recuperó su poder a lomos de una democracia interna que es lo primero que ha fulminado para garantizarse el vasallaje”. Y oye, sin ponerse ni mijita colorao. José María Carrascal comenta el chasco que se llevaron los indepes en Madrid. “Bastaba ver las caras para comprobarlo. Ni una sonrisa. Todo era frustración, desencanto, rabia”. Pues lo habitual en el separatismo, viven permanentemente cabreados. “Pensaban encontrarse un ambiente hostil, bronco, represivo y se encontraron con una ciudad abierta, campechana, que les miraba con más curiosidad que inquina”. Espero que siguieran al dedillo la costumbre madrileña. Tras la mani, ¡al vermú! Los indepes “comprobaron que España es una democracia”, si es que saben reconocerla, “que Madrid es una ciudad abierta, tolerante, en la que uno se siente libre, no importa lo que se cree y siente. Seguro que alguno vuelve, pero no para manifestarse”. Si es para huir de la opresión, bienvenidos sean.

La Razón no para de hacer encuestas, una por semana al menos. La de hoy le dice que “la derecha retrocede pero suma”. Y otra vez Marhuenda nos da la matraca con el voto útil. “Sin voto útil al PP crece Sánchez”. ¿Vas a darnos la murga hasta el 28-A? Qué pesado. En La Razón es Ussía el que siguió la mani. “No pueden tener motivos de queja. Nadie intentó arrebatarles sus estrelladas, sus lazos y sus pancartas. Tolerancia de Corte contra el pequeño tumulto de aldea. Recibieron en Madrid el elegante saludo de la indiferencia”.

En La VanguardiaMarius Carol se rinde ante una “urbe acogedora y hospitalaria. Nadie pregunta adónde va uno ni de dónde viene uno. Es madrileño el que se siente a gusto en ella”. “En la capital, sus gentes vieron pasar a los manifestantes con más curiosidad que indiferencia. No se registraron incidente relevantes”. Claro, es que aquí no tenemos cedeerres dispuestos a montar bronca. Aquí se viene en plan tranqui, pegas cuatro gritos y, hala, al bar.