Portada » Ayuso arrolla: no necesita a Vox para gobernar y pone a Sánchez contra las cuerdas
Actualidad

Ayuso arrolla: no necesita a Vox para gobernar y pone a Sánchez contra las cuerdas

Suma más que las tres izquierdas juntas: el PSOE saca su peor resultado de siempre y Más Madrid le disputa la hegemonía, con un Podemos hundido.

La presidenta de la Comunidad de Madrid y lideresa del PP en la región ha arrollado en las elecciones del 4-M. Con el 81% escrutado, Isabel Díaz Ayuso ha más que duplicado su representación, pasando de los 30 a los 64 escaños, y levantando los votos desde aquel escuálido 22,2% de 2019 al 44,3% del apoyo popular de este martes.

Ayuso se ha quedado con toda la representación de Ciudadanos (26 diputados), cuya apuesta por Edmundo Bal no ha evitado que desaparezca de la Asamblea y cae al 3% desde el 19,4% de hace menos de dos años. Ayuso se hace también con los cuatro nuevos escaños que se repartían en esta ocasión -por la subida del censo- y aún le ha dado para cosechar al menos cuatro de los 12 perdidos por un PSOE que se ha despeñado.

Con este resultado, la euforia con la que Pablo Casado anunció la victoria en la sede de Génova quiere anunciar la apertura de un nuevo ciclo político. Y pone a Pedro Sánchez contra las cuerdas, pues fue él quien decidió enfrentarse personalmente a la lideresa popular madrileña, y ha sido Moncloa la que ha pilotado la errática campaña de Ángel Gabilondo.

El pero PSOE de siempre

Y es que Ayuso no sólo ha logrado su particular cuadratura del círculo -comerse a Cs y, a la vez, contener a Vox-, sino que ha logrado que su pelea directa con Sánchez se traduzca incluso en un trasvase de votantes procedentes del Partido SocialistaAsí lo decían los sondeos de campaña, en su matriz de transferencia de votos.

Y ésa es, en realidad, la única explicación posible de que el voto del PP haya superado a las tres izquierdas juntas. Gabilondo se hunde desde los 37 escaños y el 27,3% con los que ganó hace dos años las elecciones a un pírrico 17,25% de apoyos, que le hace caer a los 25 escaños. Es decir, el peor resultado del PSOE en toda la historia de las autonómicas en Madrid.

Más Madrid es la única formación de ese espectro ideológico que puede sentirse satisfecha en la noche del 4-M. A la hora de cerrar esta edición, la lista de Mónica García estaba a sólo tres décimas del sorpasso al PSOE, creciendo al 16,9% de votos, frente al 14,7% de 2019, y a 24 escaños, una clara subida desde los 20 de hace dos años.

Iglesias fracasa

La última formación de la Asamblea será el Unidas Podemos de Pablo Iglesias. El exvicepresidente se las prometía muy felices hace mes y medio, cuando dejó el Gobierno para “liderar un Gobierno de izquierdas en Madrid”. Pero su “alerta antifascista” no ha funcionado.

Al contrario, Iglesias se jactaba hace unos días de haber logrado que el PSOE de Sánchez y Gabilondo se hubieran unido a su campaña que describía Madrid cono un lugar “machista, racista, insolidario y poco seguro” por culpa de “la ultraderecha”.

Pero sólo ha logrado que Gabilondo se despeñe -las encuestas empezaron a darle la espalda cuando en el debate televisado abandonó el “con este Iglesias, no” y pasó al “Pablo, nos quedan 12 días para ganar las elecciones”– y sacar 1,7 puntos más que Isa Serra, cabeza de lista morada hace dos años.

Podemos sobrevive dentro del Parlamento regional con el 7,3% de los votos, lo que sí que hay que apuntarle al líder que bajó a la arena regional cuando eso estaba en duda. Pero sólo pasa de siete a 10 escaños, una representación testimonial, lejísimos del partido de su examigo Íñigo Errejón, e incluso muy por debajo de Vox, el enemigo al que trataba de contener.

Tags