Portada » Cuando Hasan II envió a 350.000 marroquíes para hacerse con el Sáhara Occidental
Actualidad

Cuando Hasan II envió a 350.000 marroquíes para hacerse con el Sáhara Occidental

La Marcha Verde anunciada el 6 de noviembre de 1975 por el rey alaui puso fin a la colonia española

A principios de noviembre de 1975, Francisco Franco agonizaba. España se encontraba envuelta en una crisis ante el fin del régimen y esa situación de inestabilidad habría de ser aprovechada muy hábilmente por el rey marroquí Hasan II. Durante meses, el monarca había ideado una operación a gran escala para movilizar a miles de súbditos a favor de la anexión del Sáhara Occidental, territorio español, un plan que acabaría llevándose a cabo el 6 de noviembre. Ese día, 350.000 marroquíes desarmados (además de 25.000 militares) caminaron a través del desierto rumbo a la colonia para forzar la salida del Ejército español, un episodio conocido como la Marcha Verde y que no pocos historiadores describen como una gran operación propagandística del rey Hassan II orquestada entre bambalinas con el Gobierno de España.

Más de 40 años después, en un contexto muy diferente, las autoridades de Rabat ha alentado el envío a Ceuta de casi 3.000 compatriotas en un movimiento táctico que abre una nueva crisis migratoria en España. Hay ecos de aquella histórica Marcha Verde de 1975, que precipitó la salida de las tropas españolas del territorio africano y la huida de miles de saharauis a Tinduf.

En 1974, España había anunciado la intención de realizar un referéndum entre la población saharaui sobre su futuro ligado a la independencia. Rabat sabía que de llegarse a celebrar esa votación perdería sus aspiraciones de anexionar la colonia española.

En medio de las protestas de Marruecos y ante la presión de la ONU para acabar con la colonización, este organismo instó a España a suspender el referéndum y a someter la cuestión al Tribunal Internacional de Justicia de La Haya. El dictamen emitido por la corte fue un jarro de agua fría para Hassan II ya que rechazaba la existencia de vínculos de soberanía del Sáhara Occidental con Marruecos o con Mauritania. “No nos queda más remedio que recuperar nuestro Sáhara”, reaccionó el monarca marroquí, quien anunció en un discurso por televisión la marcha el 6 de noviembre, aprovechando el momento de debilidad que vivía España.

El 7 de noviembre miles de marroquíes ya estaban instalados en campamentos dentro del territorio español, frente a las líneas defensivas. Mientras, el rey alaui defendía a capa y espada el buen trato a los militares españoles y sostenía que la relación entre ambos países debía basarse en “el respeto mutuo y la debida dignidad”. El día 9 de noviembre, Hassan II decidió poner punto y final a la Marcha Verde una vez se aseguró de que sus objetivos se habían cumplido.

El 14 de noviembre de 1975, España había firmado con Marruecos y Mauritania un acuerdo mediante el cual Madrid cedía la que había sido hasta entonces su colonia en el norte de África. El norte y el centro del Sáhara Occidental eran para Rabat mientras que el sur se lo quedaba Mauritania, si bien acabó renunciando a la soberanía por sus dificultades económicas.

España, por su parte, se comprometía a salir del territorio antes del 28 de febrero de 1976 para poner en marcha una administración temporal de Marruecos y Mauritania. El acuerdo se cerró sin el reconocimiento de la ONU, lo que dejó el Sáhara Occidental en una situación de limbo jurídico con la promesa de un referéndum de autodeterminación que nunca se celebró. Tras el Acuerdo Tripartido de Madrid, el Frente Polisario proclamó la República Árabe Saharaui Democrática y declaró la guerra a Marruecos y Mauritania.

El día 18 de noviembre, con el príncipe Juan Carlos y la clase política pendientes de la evolución del caudillo, las Cortes Españolas aprobaron la descolonización del Sáhara Occidental con 345 votos a favor, 4 abstenciones y 4 en contra.