Portada » Alerta roja en Moncloa: sin Pablo Iglesias, el único “objetivo” de Vicente Vallés es Pedro Sánchez
Actualidad

Alerta roja en Moncloa: sin Pablo Iglesias, el único “objetivo” de Vicente Vallés es Pedro Sánchez

La maquinaria mediática del palacio de Gobierno conoce el peligro que entraña Vicente Vallés para las opciones del Presidente.

“Según el presidente, indultar significa concordia y cumplir las condenas por sedición dictadas por unanimidad por todos los magistrados de la sala segunda del Tribunal Supremo significa revancha”… “Con este criterio Pedro Sánchez da un salto importante, si no definitivo, hacia la concesión de los indultos y, más aún, hacia la reforma del Código Penal para eliminar el delito de sedición“.

Vicente Vallés ha vuelto a cargar contra Pedro Sánchez por los indultos a los independentistas demostrando que sigue su implacable fiscalización al presidente del Gobierno y a su gestión.

Una situación que ha hecho saltar todas las alarmas en Moncloa, porque el periodista de Atresmedia ha comenzado a convertir al presidente del Gobierno en su “objetivo prioritario”, en ausencia del ya exvicepresidente segundo Pablo Iglesias.

La maquinaria mediática del palacio del Gobierno conoce el peligro que entraña Vicente Vallés para las opciones del Presidente y más en un momento delicado en el que Sánchez comienza a perder fuelle y se agolpan las críticas a su dirección desde todos los sectores.

Desde sus editoriales en máxima audiencia, Vallés se convirtió en el azote de Podemos y de Pablo Iglesias criticando un día sí y el otro también al líder morado, el parapeto perfecto para un Sánchez que la mayoría de las veces salía indemne de las críticas.

Máxima audiencia

Comunicadores como Carlos Herrera, Vicente Vallés y Ana Rosa Quintana, se centraban casi siempre en el fundador de Podemos, pero con Iglesias fuera de la política, sin actividad en Twitter y sin ninguna aparición en los medios, las tornas amenazan con girar peligrosamente hacia el presidente de Gobierno.

Y en el caso de Vallés, la preocupación es doble. Los sermones de Vallés son de los más escuchados en la televisión y cada vez más. De hecho, el pasado mes de mayo Vicente Vallés siguió consolidándose como el líder indiscutido de su franja.

El presentador de Antena 3 cerró mayo con su mayor ventaja histórica sobre Pedro Piqueras después de que Antena 3 Noticias 2 anotara un 21,6% y 2.978.000 espectadores por el 12,7% y 1.759.000 espectadores de Informativos Telecino 21:00.

Es decir, cada vez más gente es adicta a Vicente Vallés, o dicho de otro modo, una media de tres millones de personas siguen diariamente los análisis mordaces que el periodista hace del presidente Pedro Sánchez.

Y, lo que es peor, el salvavidas pensado por Moncloa, los Telediarios de La 1, cada vez tienen menos audiencia. En mayo, el Telediario de La 1 cayó a su peor dato mensual de la historia, con un 10,4% y 1.347.000 espectadores.

Sin televisión no hay Gobierno

En algún momento pasó por la cabeza de los asesores de Pedro Sánchez que la cadena pública -con un sesgo claramente favorable al presidente- podía convertirse en un contrapeso a Vicente Vallés, pero los últimos datos reflejan que esta empresa ha fracasado estrepitosamente.

Al periodista de Antena 3 le ven 1,7 millones de espectadores más que a la cadena pública. Un dato incontestable para Moncloa que sabe que, en los próximos meses, se juega la consolidación del Gobierno de Sánchez.

Sin televisión no hay Gobierno. La máxima es clara y en ella no encaja el crítico Vicente Vallés. El presentador lleva toda la pandemia criticando duramente al Gobierno, a Sánchez y a sus ministros. Nadie se ha salvado de sus editoriales en los que ha desnudado la estrategia gubernamental.

Tiemblan en Moncloa

La obsesión de Moncloa es la televisión. El presidente y su equipo están totalmente convencidos de que la mejor manera de que su mensaje llegue a la población es la caja tonta.

De ahí su afán por aparecer durante la pandemia todos los domingos en las televisiones de los españoles y su esfuerzo por salir en el prime time, el horario de máxima audiencia.

Según los números que hacen en Moncloa, no es bueno para el presidente tener en prime time de la televisión a un periodista desmontando todas sus declaraciones y destapando sus contradicciones. Un Vicente Vallés que cuenta con el apoyo no solo del público, sino también de la profesión y de las redes sociales. Es decir, que cada vez está más consolidado. Tiemblan en Moncloa.