Portada » 12 años de prisión para un conductor sin carné que mató a un motorista y se dio a la fuga en Ourense
Nacional

12 años de prisión para un conductor sin carné que mató a un motorista y se dio a la fuga en Ourense

Un agente de la Guardia Civil, en un accidente de tráfico.
Un agente de la Guardia Civil, en un accidente de tráfico.

NIUS Diario

  • El condenado arrolló al motorista que lo precedía y lo arrastró durante varios metros en los bajos de su coche

  • Circulaba a 125 kilómetros por hora por una vía limitada a 60 y carecía del permiso de conducir, ya que se lo habían retirado

Homicidio, conducción temeraria y conducción sin carné. Esos son los delitos que la sección segunda de la Audiencia Provincial de Ourense atribuye a un conductor que ha sido condenado a 12 años de prisión por matar a un motorista de 37 años y darse a la fuga. El tribunal, además de la pena de cárcel, también le ha impuesto la privación del permiso de conducir durante seis años.

Los hechos sucedieron el 7 de septiembre de 2019, alrededor de las 11.00 horas, en la N-525 a su paso por Ourense. El ahora condenado circulaba a 125 kilómetros por hora en un tramo limitado a 60. Además, lo hacía sin tener carné de conducir, ya que se lo habían retirado durante dos años.

Los jueces relatan en la sentencia que, tras realizar una maniobra temeraria y arrollar al motorista que le precedía, el condenado aceleró la marcha, por lo que “el conductor de la motocicleta resultó envuelto y atrapado en los bajos del Audi conducido por el acusado durante una distancia aproximada de 50 metros”. Los magistrados sostienen que el conductor, que tenía 36 años, no sólo no frenó su turismo tras impactar con especial violencia con la motocicleta, sino que aceleró y, con ello, arrastró brutalmente al motociclista causándole la muerte.

Sabía que llevaba arrastrada a la víctima bajo su coche

El tribunal asegura que el conductor no frenó, a pesar de que sabía que llevaba arrastrada a la víctima bajo su coche. “Tal y como se demostró en el juicio, el motorista era muy corpulento y la percepción de su arrastre bajo el turismo era indiscutible. Sabía que, si no frenaba tras el alcance inicial, las consecuencias, plenamente perceptibles, serían letales y, a pesar de ello, continuó su marcha”, la sentencia.

Los magistrados consideraron que el ahora condenado antepuso su propósito de no ser descubierto, por no tener el carné de conducir, a aminorar el daño físico a un tercero. Estos señalan que, pese a las “reiteradas advertencias” de su copiloto, no detuvo el coche.

Continuó circulando un kilómetro más, hasta que no pudo continuar, ya que el coche se le paró al perder el aceite. Posteriormente, el acusado se presentó en el domicilio de su padre y se cambió de ropa. El condenado tenía antecedentes por delitos contra la seguridad vial.