El vicepresidente de los Estados Unidos Mike Pence ha asegurado este lunes que la “era de la paciencia estratégica” con Corea del Norte “ha terminado”, después de que este domingo Pyongyang volviera a realizar un lanzamiento fallido de un nuevo misil, y expresando así su impaciencia por la falta de voluntad del régimen norcoreano a deponer las armas nucleares y a renunciar a los lanzamientos de misiles. Pence ha visitado una base militar estadounidense en una de las zonas desmilitariazadas entre las dos Coreas, Camp Bonifas, dentro de la gira que está realizando por Asia y que le llevará en los próximos días a Japón, Indonesia y Australia. En dicha gira está contemplando de de primera mano las tensiones existentes en la zona, considerando una nueva “provocación” el comportamiento de Corea del Norte y asegurando que China deberá jugar un papel importante para presionar el desarme.

En esta línea, el vicepresidente estadounidense indica que EE UU va a buscar sus objetivos por “medios pacíficos o, en última instancia, por cualquier medio que sea necesarios” para proteger a Corea del Sur y lograr el equilibrio en la zona. Las declaraciones de Pence llegan unas horas después de que Corea del Norte volviera a realizar sin éxito el lanzamiento de un misil balístico, el cuarto en lo que va de año, y a algo más de una semana del 85 aniversario de su ejército.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *