Las inundaciones provocadas por las lluvias torrenciales que han caído en el noroeste de Irán desde el viernes han dejado al menos 35 muertos. La mayoría de las víctimas vivían en las localidades de Azar Shahr y Ayabshir, en la provincia de Azerbaiyán Este.

Se estima que los daños causados por las inundaciones alcanzan los 1.300 millones de dólares. Las previsiones meteorológicas anuncian más lluvias hasta el próximo lunes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *