Periódico Informacion

Masas de aire: por qué cuando llueve en el norte hace sol en el sur y otras sinergias curiosas

Acabamos de pasar por una situación de gota fría histórica. Hacía 10 años que se daban las circunstancias idóneas para que nos afectara este fenómeno meteorológico de forma tan violenta. Se han unido todos los factores necesarios para que, literalmente, el cielo se desplome sobre puntos calientes del Mediterráneo en este tipo de situaciones. Esta gota fría es un claro ejemplo de que, según los ingredientes meteorológicos, en unas zonas puede llover más que en otras. Vamos a empezar por la que nos afecta ahora mismo: la gota fría.

Es la zona más seca y menos lluviosa de España. Sin embargo, esta afirmación puede resultar engañosa en episodios como este. De momento, el jueves pasado a medianoche ya habían caído en la localidad valenciana de Sueca un total de 180 litros de agua por metro cuadrado y sumando o los más de 200 en Campillos (Málaga). Se prevé, según las últimas estimaciones de los modelos que maneja la AEMET, que Castellón soporte hasta más de 300 litros antes de que acabe el viernes. En un día puede llover más de lo que cae en un año.
El responsable de estos datos tan monstruosos es el viento del este, que canaliza toda la humedad del Mediterráneo creando un río atmosférico que empuja toda la humedad y la lleva directamente hasta la costa donde impacta violentamente.
Además, la orografía tan compleja y abrupta a pocos metros del mar ejerce de barrera de esas nubes alimentadas de humedad y provoca que esa precipitación se estanque y llueva sin tregua. De ahí que sea tan peligrosa la gota fría en la Comunidad Valenciana o en Baleares donde montaña y mar se dan la mano.
Estas formaciones nubosas son, sin duda, las que casi con exclusividad dejan lluvias en todo el Mediterráneo ya que cuando las borrascas y los frentes entran por el norte y el oeste suelen llegar desgastados y secos a las costas sin dejar una sola gota de agua.
De este tipo de focos de inestabilidad, llamados DANA o gota fría, también se beneficia el interior y centro peninsular. Si son lo suficientemente potentes, como la que nos afecta, pueden llegar a descargar buenas cantidades de agua en los primeros compases del otoño. Madrid es un claro ejemplo también de situación a favor en este tipo de configuración.
El sur peninsular
Al contrario de lo que pueda parecer, recibe buenas cantidades de lluvia, sobre todo, en los meses de otoño gracias a la puerta de entrada de borrascas atlánticas bien cargadas de humedad que entran por el suroeste, Huelva o Cádiz y riegan con generosidad Andalucía, Extremadura o Castilla La Mancha. Alcanzan también el centro peninsular. De hecho, es la situación más favorable para Madrid, ya que la Sierra hace de pantalla y retiene la precipitación sobre la capital.
Normalmente, suelen ser borrascas profundas, potentes acompañadas de frentes que descargan mucha precipitación. Cabe recordar que la provincia de Cádiz es la más lluviosa de España y lo es gracias a este tipo de situaciones y a su orografía, otra vez el mar y la montaña favorecen grandes acumulados.
Pero el sur también se beneficia de las borrascas atlánticas que nos visitan entrando por Portugal. Es verdad que el este de las comunidades anteriores se queda con muy poca lluvia porque los frentes llegan debilitados y secos. Sin embargo, estas borrascas son muy bien recibidas en los meses de otoño, como octubre o noviembre, porque cierran el episodio de veranos largos y muy cálidos y secos.
El oeste peninsular
Leslie, como borrasca profunda o ex huracán es un buen ejemplo. Portugal abre las puertas a las borrascas atlánticas que empujan al anticiclón de las Azores a otras latitudes.
Galicia es la reina de la lluvia gracias a estas borrascas que no siempre nos afectan y que pasan de largo dejando sus flecos sobre la comunidad gallega. De ahí también ese carácter tan húmedo y cambiante de su clima oceánico.
Aunque en Galicia llueve todo el año, esta situación es la que más le favorece a todo el oeste peninsular y a las zonas de montaña, como la Cordillera Cantábrica, Sistema Central y también Extremadura, oeste andaluz y de Castilla y León.
Por el contrario, el Mediterráneo se queda al margen. A cambio, Canarias, a pesar de la distancia puede verse afectada si la borrasca es profunda. Veremos varias de aquí a finales de año porque son las que marcan la pauta del otoño.
El norte peninsular
El viento de norte que sopla en el Cantábrico tiene el mismo efecto que el de levante en el Mediterráneo. El aporte de humedad es tan alto y el régimen tan constante que sus paisajes son verdes y contrastan con el resto de la Península.
Además, la montaña tan cercana a la costa retiene mucha humedad y marca una frontera inexistente que impide que la lluvia avance mucho más allá del tercio norte.
Esta situación suele llamarse también nortada y marca los primeros fríos de verdad y nevadas en cotas bajas. Llegará en torno a finales de noviembre y diciembre. Aunque deja buena precipitación en el norte, el resto se queda prácticamente sin nada. Es la situación menos generosa en cuanto a lluvias se refiere.

Desmontando mitos: sabemos qué agua del grifo es la más sana de España

El agua no es mejor o peor dentro del territorio nacional, es diferente. Unas son más ligeras, otras están más tratadas, las hay buenas en boca y no tanto en nariz, con gas natural, de manantial… pero en lo que coinciden todos los expertos (geógrafos, climatólogos, médicos y catadores) es que la más sana, medioambiental y barata es la de grifo. Es más, en un foro celebrado recientemente en Alicante, se asegura que el 99,5% del agua corriente es de muy buena calidad

Sana, barata y menor impacto medioambiental
Hay muchos mitos alrededor del agua de grifo y apuestas entre comunidades por presumir del mejor agua del país. Sin embargo, nuestra red de suministro es de las más seguras del mundo y de alta calidad, algo de lo que no pueden presumir muchos países, donde se aconseja no consumirla directamente del grifo. En un debate celebrado recientemente en Alicante, recogido por la agencia EFE, se la ha ensalzado por ser la más sana, la que menos impacto tiene en el medio ambiente y, de lejos, la más barata.
David Ribes, catedrático de urología de la Universidad Miguel Hernández de Elche (UMH), ha especificado que el 99,5% del agua corriente es de “muy buena calidad” y ha abogado por “perder el miedo a beber del grifo”, además de no confundir gusto con calidad porque llega a nuestros hogares con las máximas garantías sanitarias.
Sommelier de agua
Así lo corrobora Faustino Muñoz, uno de los más destacados sommeliers del país: “Todas las todas las aguas que tenemos en la red de toda España están totalmente garantizadas y son sometidas a varios análisis químicos diarios para que llegue a nuestra casa con total garantías de consumo“.
Las diferencias, según este catador andaluz afincado en Cataluña, dependerán de dónde nos encontremos, dónde se capte y cómo esté de contaminación la zona, lo que hará que esas aguas estén más o menos tratadas. “A mayor contaminación, mayor tratamiento, más cloro, que es el principal desinfectante que existe, por lo que en boca dejará un mayor regusto a cloro, pero se puede consumir sin ningún problema”, añade.
El agua es incolora, pero tiene brillo
No hay aguas ni buenas ni malas, son diferentes. La de Sevilla es estupenda y la de Madrid también lo es, pero es curioso en este último caso que en nariz da olor a estanque. Dependiendo de donde nos encontremos, tendrá unas características específicas, como la de Llobregat, una zona con más contaminación y que por este hecho está más tratada, pero está garantizada su salubridad”, comenta Muñoz.
El agua es inodora, insípida e incolora, pero puede tener brillo. “Eso lo puede probar cualquier persona vertiendo el agua en una copa y exponiéndola a la luz, verá cómo unas tienen más brillos que otras”, señala.
Tipos y beneficios
Hay cuatro tipos de agua: la del grifo, la natural que surge de ríos, cascadas y otro tipo de acuíferos, la mineral natural (carbónica, bicarbonatada, fluorada, cálcicas, hiposódicas, magnésicas y sulfatada) y la mineralizada artificialmente.
Y habría una quinta, el agua mineral medicinal, que por su composición se utiliza para fines terapéuticos dada sus propiedades curativas demostrada por estudios correspondientes o ensayos clínicos, según apuntan Juan Reynerio y Patricia González en su estudio Aguas naturales, minerales y mineromedicinales.
Un millón de envases cada minuto
Asimismo, al optar por beber la que sale del grifo estamos siendo más solidarios con el planeta porque no genera residuos frente a la que se bebe de una botella. Según Ribes, en España se consumen anualmente unos 3.000 millones de envases de agua y en el mundo, según artículo de The Guardian publicado en 2017, un millón cada minuto, con lo que estas cifras suponen al medio ambiente.
Las botellas de polietileno terminan la mayoría de las veces en los vertederos o en los océanos, donde necesitan cuentos de años para su descomposición total. Y un dato muy llamativo, en la producción de una sola de estas botellas se puede llegar a utilizar tres veces el volumen de agua de su contenido.
La Fundación Allen MacArhtur advirtió hace un año que parte de estos residuos ya se encuentran en la cadena alimenticia humana, un aviso que se hacía realidad hace unos días cuando la Agencia Federal de Medio Ambiente de Austria y la Universidad de Medicina de Viena descubrieron microplásticos (polipropileno y polietileno) en las heces de ocho de las personas que participaron en el estudio.
Entre cinco y diez litros por un céntimo de euro
Si a todos estos beneficios le sumamos el económico, pocas dudas nos quedan al respecto, salvo el gusto de cada cual, que por un céntimo de euro obtenemos entre cinco y diez litros de agua, cuando una botella de agua de un litro en un supermercado se vende aproximadamente por 50 céntimos, dependiendo de la marca.
Sin embargo, en España la tendencia de los últimos años demuestra el auge de agua embotellada entre los consumidores. Somos a día de hoy el tercer país en el ámbito europeo que más demanda hace de este tipo de producto, una cuestión que choca drásticamente con la calidad de nuestra red de agua corriente. Pero también es cierto que cada vez hay más conciencia en este sentido y que son muchas las personas que prefieren recipientes de cristal y metal para conservarla tanto en el hogar como en el trabajo. Es cuestión de educación y de concienciación.

Una vaguada, ‘hija’ de un huracán, va a traer lluvias intensas en todo el país a partir del lunes

Nada en esta vida es eterno. Que el sol vaya a brillar en los cielos azules, tampoco. Aprovecha mientras puedas durante el fin de semana porque a partir del domingo nos visitará un frente atlántico, asociado a una vaguada que a su vez se formará a partir del huracán ‘Óscar’ (que se desviará hacia el norte de Europa). El frente, junto a la vaguada, va a producir intensas lluvias en todo el país y un nuevo descenso de las temperaturas. Te decimos dónde será más potente.

En cuanto a la vaguada y correspondiente frente que nos ocupa, traerá importantes precipitaciones a todo el país, siendo especialmente intensas en la mitad norte peninsular, y cuantiosas en el extremo norte. No obstante, en toda la Península veremos lluvias, así como en el archipiélago canario y balear.
Se trata de un episodio que a pesar de refrescar el ambiente, no traerá nieve. Según la Aemet, “solo se espera en zonas de montaña”, con cotas que bajarán a 1200/1600 metros.
De momento, para el domingo ya están activados los avisos por fenómenos costeros en Galicia, aunque no se descarta que más provincias se unan a la lista en las próximas horas, no solo del domingo, sino también de los avisos el lunes.
Más frentes el resto de la semana
El paso de la vaguada solo será el primero de los sucesivos frentes que se van a producir en nuestro país a partir de la semana que viene. De hecho, para el miércoles tendremos más lluvias.
Según las predicciones de la Agencia Estatal de Meteorología, afectarían principalmente al tercio oeste peninsular: “De nuevo, las precipitaciones podrían ser localmente fuertes o persistentes en Galicia, oeste del sistema Central y zonas próximas”, mientras que en Canarias se esperan “precipitaciones ocasionales en el norte de las islas que, a partir del sábado, podrían afectar a otras zonas y alcanzar cierta intensidad en las más montañosas”.